Inicio Teléfonos útiles Contacto Campus virtual
Facebook  Twitter Youtube Picasa
 

/ ABRIL 2015

Diplomatura en Desarrollo Social, Promoción, Protección Integral y Restitución de Derechos con énfasis en la Infancia y Adolescencia

Diplomatura en Desarrollo Social, Promoción, Protección Integral y Restitución de Derechos con énfasis en la Infancia y Adolescencia

Generar instancias de formación profesional impacta necesariamente en la calidad del trabajo cotidiano. Es un modo de promover la reflexión y el debate, tanto de forma individual como colectiva. Por eso, resulta innovadora la propuesta que lanzó la Secretaría de Desarrollo Social de Quilmes –en articulación con la Universidad Nacional Arturo Jauretche (UNAJ)- en la que ofrece un espacio de intercambio de pensamiento, acciones y aprendizaje.

El 11 de abril se dio inicio a un camino educativo y de formación que es un desafío dentro de la gestión. Se trata de una diplomatura y residencia planteada como espacio de estudio y debate para la formación de profesionales y para promover el análisis en torno a la práctica profesional. Tensionar el trabajo cotidiano para pensar de manera interdisciplinaria la práctica, problematizarla, retomar preguntas, pensar propuestas y promover más acciones creativas de los servicios. Recorrer el camino de esta diplomatura es apostar a una construcción cultural desde una perspectiva con enfoque en derechos. Y también es un desafío ponerlo en práctica. La diplomatura se propone incorporar debate y valorar la formación educativa. Con el eje de la política pública -como inversión social y en recursos para la resolución de problemas-y con el horizonte del trabajo colectivo, la interdisciplina y la intersectorialidad como campo de acción y pensamiento.

Por eso, pensar un espacio de formación profesional para los equipos de la Secretaría permite discutir propuestas, dilemas y distintas cuestiones que hacen a la práctica. Reflexionar sobre ella e interpelarla. Es también valorar la formación en servicios, un interés surgido de los propios equipos para recuperar espacios de discusión y reflexión sobre el hacer cotidiano. Porque de lo que se trata es de trabajar con herramientas profesionales para acompañar con precisión, remover obstáculos y facilitar la intervención en relación a la vulneración de derechos.

La presencia de la Secretaria de Desarrollo Social, Valeria Isla, en el diseño y la implementación de esta diplomatura da cuenta del interés en poder escuchar qué se tematiza, qué se problematiza y qué se implementa desde cada disciplina, para absorber y traducirlo luego en nuevos programas, tanto a nivel macro, como micro. “Rescatar el trabajo directo con las familias y en los barrios, -dice Isla- aporta a estrategias a nivel macro. Intentamos ponerlo en diálogo y no dejarlo sólo en lo discursivo. La generación de estos espacios, junto con otros, convertidos en política pública facilita los modos de intervención. Esto es prioridad para la Secretaría de Desarrollo Social. Esta es una formación que está rentada, que permite tener un tiempo protegido que se remunera y se valora igual que el tiempo de atención. El trabajo y formación es parte del trabajo. El pensar es parte del trabajo, y eso se traduce en una remuneración y en un espacio tiempo diferenciado de la gestión, sin bajar el nivel de resolución, atención y cobertura.”

Con un programa de formación elaborado por Mariela Rosen (que recupera los ejes centrales de formación en desarrollo social con énfasis en infancia y adolescencia, y que va a tener a lo largo del año diferentes profesionales y especialistas que desarrollarán sus temas en las distintas áreas), la diplomatura incluye plenarios -clases teóricas- y tutorías -espacio educativo en el que se discute la práctica-. Mariana Vázquez, una de las coordinadoras pedagógicas, agrega: “El espacio de tutorías está relacionado con práctica. Está más vinculado a lo específico de las temáticas particulares de cada área. Hay tres tutorías de Derechos Niñez y Adolescencia, coordinadas por personas que trabajan en la Secretaría. Son un espacio de intercambio y de construcción de conocimiento entre pares. La idea es discutir bibliografía, generar una agenda pública legitimada por el derecho y escuchar a los compañeros y compañeras qué temas de debate les preocupa para poder trabajarlos en ese espacio. Otra tutoría es la de Participación Social y Redes Comunitarias, donde trabajan los equipos que hacen trabajo territorial y otras áreas de la Secretaría que hacen comunicación o gestión. La potencia que vemos en esta tutoría es el intercambio de distintas áreas de la Secretaría con la comunidad. Hay cuestiones para pensar acerca del enfoque educativo, de la escucha del otro, del respeto y de la posibilidad de pensar proyectos en el sentido de la planificación. La tercera tutoría es sobre Derechos Sociales, donde hay mayoritariamente trabajadoras sociales de la Subsecretaría de Inclusión y Emergencia Social. Tiene que ver con reflexionar y replantearse cuestiones del acceso a derechos, cómo mejorar y garantizar el acceso a derechos de la población con la cual trabajan.”

Isla: -La diplomatura brinda la posibilidad de participar, de preguntarse y escucharse desde los interrogantes que surgen de la práctica profesional para que la gestión y las distintas áreas permanezcan vinculadas con la comunidad. Los temas y el contenido de las formaciones son el corazón y el nudo de lo que se vive en las distintas áreas y dan herramientas para la intervención. La idea es correr los límites de lo impensable y sentirnos protagonistas.

Esta diplomatura se diagrama desde un enfoque distinto. Es una propuesta que retorna a la comunidad. Se aporta conocimiento y pensamiento para asumir una cultura profesional. Pensar este espacio de formación desde lo social es innovador. Aportar pensamiento siendo parte de una construcción colectiva ayuda a construir una idea de responsabilidad profesional compartida, para reflexionar desde la práctica, generar intercambio y enriquecimiento colectivo.

Por Laura Rosso