Inicio Teléfonos útiles Contacto Campus virtual
Facebook  Twitter Youtube Picasa

/ JULIO 2015

Abrapalabra: un espacio que abre nuevos universos en la Subsecretaría de Niñez y Adolescencia

Entre libros de cuentos que esperan ser contados, conversamos con Irene Golfeder sobre el taller Abrapalabra, que tiene lugar en el espacio de juego de la Sede de Niñez y Adolescencia de la Secretaría de Desarrollo Social de Quilmes. Ese espacio abre la posibilidad de conocer nuevos universos. El trabajo que todos los lunes desarrolla Irene -especialista en literatura infantil, promoción de la lectura y narración oral- intenta dar la bienvenida a niños y niñas que se acercan a la Subsecretaría junto con sus referentes adultos protectores para consultar sobre problemáticas concretas. En ese rato de espera en el que las mamás o familiares son atendidos por las profesionales, se comparte con los chicos y chicas el relato de una historia. Probablemente ese momento logre iluminar con palabras y dibujos el rato compartido y los libros se transformen en amigos especiales que ayudarán a abrir puertas por donde se mezclan la imaginación, las emociones y la poesía. Desde su práctica docente, Irene (que se formó con la escritora Iris Rivera, el poeta Alberto Muñoz y la narradora oral Diana Tarnovsky) descubrió la importancia de lo literario en la niñez y, junto con Karina Paiva –que integra el Equipo de Participación Social y el eje juego y desarrollo infantil de la Secretaría- pensaron este espacio en el que incorporan la lectura de cuentos. Con ellas, Vanina y Ayelén están presentes acompañando el rato en que se desarrolla el taller.“Desde que nacemos somos recibidos con un relato: quiénes somos, a dónde vamos, cuál es nuestro nombre. Por eso darle espacio y entidad a ese relato es fuerte”, comienza diciendo Irene. “El juego y la lectura son caminos donde lo simbólico se enriquece”, continúa. “Aquí les damos la bienvenida desde el juego y la literatura, dos situaciones donde el otro es muy importante porque si no, no hay cuento. Siempre tiene que haber alguien que escuche”.

Un día pueden hacer picnics con libros, otro jugar con susurradores para contar historias, o hacer máscaras, o jugar con espuma y masa, pero al rato siempre comienzan las historias.“No hay relatos únicos, hay otros relatos posibles. La literatura, como el juego, sana y salva porque hay otros universos desde los que es posible agarrarse para construir otros relatos. La idea es empoderarlos en que ellos también son lectores. El libro siempre es una llave de entrada para abrir el juego de lo creativo, de lo artístico. La infancia tiene que ver mucho con la poesía, que es lo más cercano a la música. Hay muchas puertas de entrada, mucho de lo que es posible comienza a instalarse”, dice Irene.

En Abrapalabra también se proyectan cortos animados, y de ese modo, chicas y chicos se llevan el impacto de algo diferente. Instalar la idea de ampliar otras posibles búsquedas. “Los cuentos nos ponen en un lugar activo, y de ese modo, la literatura da permiso para armar el propio relato. Esta es la posibilidad que da la literatura, un lugar activo de lector”, sostiene Irene. Un espacio en el que hay historias que esperan ser contadas, otras para inventar, para leer y dibujar. Pero siempre reina la idea de nuevos mundos posibles, con otros relatos. Porque como dice el pedagogo italiano Gianni Rodari en Gramática de la fantasía “escribir historias tiene que ver con el uso de la palabra, no para que todos sean escritores sino para que ninguno sea esclavo”.

Por Laura Rosso

Taller de Cuenta cuentos Abrapalabra
Sede de Niñez y Adolescencia. Pellegrini 370 Quilmes.
Lunes de 14:30 a 16:30hs.



PROYECTOS EN QUILMES

En el marco de las políticas de participación y transparencia, la Secretaría de Desarrollo Social lleva adelante proyectos enmarcados en 4 ejes: cultura, juego, derechos sexuales y reproductivos y educación.

Los proyectos se diseñan y se implementan en conjunto con las Mesas Participativas de Gestión Barrial y el Consejo Local de Promoción y Protección de Derechos del Niño y Adolescentes.

Durante el año 2014, se desarrollaron Proyectos Participativos Sociales, Educativos y Culturales por un monto de TRES MILLONES SESENTA Y DOS MIL QUINIENTOS CUARENTA Y DOS ($3.062.542,43) pesos, destinados a niños, niñas y adolescentes. Los Proyectos se llevaron a cabo en conjunto con las organizaciones e instituciones de los barrios.