Inicio Teléfonos útiles Contacto Campus virtual
Facebook  Twitter Youtube Picasa

/ AGOSTO 2015

Barrio Itatí: Una experiencia educativa juvenil y comunitaria pensada para transformar realidades.

Barrio Itatí: Una experiencia educativa juvenil y comunitaria pensada para transformar realidades.

En el Barrio Itatí de Don Bosco, unos ciento veinte adolescentes y jóvenes participan de experiencias educativas comunitarias que se realizan en el Centro Juvenil Néstor Vera, coordinados por la Asociación Civil ETIS (Equipos de Trabajo e Investigación Social). Junto a los coordinadores grupales, el espacio ofrece y articula la posibilidad de reflexionar y problematizar cuestiones barriales y sociales, y conversar sobre diversas temáticas buscando el empoderamiento de los jóvenes. ¿Qué es ser adolescente hoy? ¿Cómo se llega al primer empleo? ¿Cómo se construye la identidad grupal y la participación comunitaria? A través de talleres y de la elaboración de proyectos, los grupos generan líneas educativas para pensar la transformación social, aprender y formarse comunitariamente para poder cambiar realidades.

La participación comunitaria es un eje central en ETIS. Hay tres vertientes que explican el origen de esta Asociación Civil nacida en 1998. Una es el trabajo comunitario vinculado a la educación popular; otra es la Universidad y la necesidad de vincular la producción de conocimiento con la realidad comunitaria (y usar esa experiencia como insumo para pensar las políticas públicas); y la tercera es el compromiso social nacido de grupos parroquiales. Con ese núcleo crearon una institución independiente de todo credo y partido político y sentaron las bases para seguir adelante. Poniendo saberes en común, recorrieron un largo camino hasta la actualidad. Un trabajo en red que fue creciendo junto con la construcción colectiva en los barrios del conurbano bonaerense donde interviene. Así, el Centro Juvenil de Itatí (barrio al que llegaron invitados por los vecinos), ha logrado el reconocimiento y la legitimación por parte de la comunidad, las organizaciones y las familias.

Maximiliano Estigarribia, Presidente de ETIS y Cecilia Cámpora, coordinadora del Programa, participaron de esta charla que tuvo lugar en el barrio, mientras un grupo de chicas y chicos asistían al taller “Decir sí, decir no”.

¿Dónde está puesto el acento en el trabajo comunitario con los jóvenes?


Maximiliano: Las actividades de participación juvenil en ETIS tienen diferentes momentos, de acuerdo al desarrollo del grupo. Primero, lo básico: hacer alguna actividad de mejora en el barrio, intervenir sobre cosas. Pintar los juegos de la plaza, o los pizarrones de la escuela, o el frente de la sala de salud. Luego, un segundo nivel de intervención implica actuar sobre las conciencias de las personas, organizando talleres de concientización y sensibilización. Son proyectos de los chicos hacia la comunidad barrial, los vecinos.

Cecilia: Y se da una circularidad que hace que las cosas comiencen a funcionar mejor, como una segunda vuelta de tuerca. Por ejemplo, en el caso del cuidado de la basura, pusieron carteles y señalización para saber dónde y en qué horario dejarla. El tercer estadío de los proyectos de participación comunitaria se da cuando los chicos entienden que pueden trabajar la organización comunitaria y acercarse al Estado. Por ejemplo, como los carteles sobre la basura no eran suficientes, mediante una nota al Municipio, pidieron unos cestos de basura grandes. También plantaron árboles, para lo cual averiguaron a quién dirigirse, enviaron la nota correspondiente y lo lograron. Estas cuestiones posicionan a los pibes en otro lugar. Se trata de incidir en la política. Hemos logrado que grupos de adolescentes presenten proyectos en la Secretaría de Niñez y Adolescencia de la Nación. Es un camino que no es sencillo, que requiere de un continuo aprendizaje.

Maximiliano: Esa es la apuesta a largo plazo: construir organización comunitaria y protagonismo juvenil en los barrios. Formar personas comprometidas con el entorno y con ciertos valores vinculados a la participación, la justicia social, la solidaridad y el respeto a los derechos humanos.

¿Cuáles son las marcas de identidad que tiene ETIS?


Maximiliano: ETIS es una buena escuela de formación de liderazgos comunitarios, de agentes de transformación social. Creo que estas y estos jóvenes que van tomando la posta en la conducción del Centro y otros que pasan por ETIS son constructores de comunidad, de organización comunitaria, estén en nuestra o en otra organización. También creo que estos jóvenes tienen una perspectiva más amplia, en el sentido de que el mundo no se acaba en el barrio sino que apostamos a transformar la realidad junto a otros. Por eso participar en redes y espacios de articulación, como el Consejo local, es una experiencia valiosísima y, te diría, única.

¿Cómo es la participación en el Consejo local?


Maximiliano: Es una de las experiencias más ricas de articulación entre el Estado municipal y las organizaciones sociales que conozco. Se establece una línea muy directa de diálogo, cara a cara. Valeria Isla, la Secretaria de Desarrollo Social, participa de las reuniones y escucha a las organizaciones tratando de dar o encontrar juntos respuestas a las problemáticas que surgen, dialogando directamente y sin intermediación. Eso me parece que es un hecho poco habitual, incluso en otros Consejos locales de los que participamos. A veces el diálogo con quien tiene responsabilidad institucional, y en definitiva el poder de decisión de orientar las políticas públicas en territorio, llega intermediado por otro. Por eso, yo valoro mucho la apertura del Consejo, un lugar plural de diálogo y de reflexión sobre las problemáticas locales y de construcción de propuestas.

Cecilia: Y que se traduce también en un ida y vuelta sobre las demandas que uno hace y en las líneas que se necesitan trabajar. Haber tomado la temática de género y en base a eso tener materiales y talleres para educadores habla de una problemática en la que hubo voluntad de respuesta. En otro momento, una de las primeras cosas que planteamos fue que los chicos no tenían espacios de juegos en el barrio. Un grupo de jóvenes planteó esa problemática porque faltaban juegos para los más chiquitos y el Municipio acompañó el proyecto. Después pensamos un nombre para la plaza y eso es una construcción que generó movilización en todos: grandes y chicos.

Maximiliano: Y son respuestas colectivas. Porque eso es algo que hace el Consejo local de Quilmes: pensar juntos las soluciones. Es un espacio de diálogo y construcción conjunta entre el Estado local y las organizaciones sociales que vale la pena profundizar y sostener. Como experiencia de formación política y ciudadana creemos que vale la pena, y a eso también apuntamos en ETIS.

Por Laura Rosso



PROYECTOS EN QUILMES

En el marco de las políticas de participación y transparencia, la Secretaría de Desarrollo Social lleva adelante proyectos enmarcados en 4 ejes: cultura, juego, derechos sexuales y reproductivos y educación.

Los proyectos se diseñan y se implementan en conjunto con las Mesas Participativas de Gestión Barrial y el Consejo Local de Promoción y Protección de Derechos del Niño y Adolescentes.

Durante el año 2014, se desarrollaron Proyectos Participativos Sociales, Educativos y Culturales por un monto de TRES MILLONES SESENTA Y DOS MIL QUINIENTOS CUARENTA Y DOS ($3.062.542,43) pesos, destinados a niños, niñas y adolescentes. Los Proyectos se llevaron a cabo en conjunto con las organizaciones e instituciones de los barrios.