Inicio Teléfonos útiles Contacto Campus virtual
Facebook  Twitter Youtube Picasa

Cuadernillo de Trabajo N° 4

Infancias, Adolescencias y Educación

Infancias, Adolescencias y Educación

El Censo Social como Herramienta de Organización Comunitaria y Participación Social

Según el Censo Social, en el Municipio de Quilmes viven 101.028 personas de las cuales el 45% son menores de 18 años, es decir, que hay 45.563 niños, niñas y adolescentes.

Los niños, niñas y adolescentes en situación de vulnerabilidad social habitan el 71,8% de los hogares relevados por el Censo Social. Estos hogares se caracterizan por un mayor número de convivientes -en promedio de 5 personas- que si consideramos el total de hogares -4,2 personas en promedio- relevados por el Censo Social.

Si bien los hogares con menores tienen en promedio 2,6 menores por hogar, el 20,9% de los hogares tiene al menos 4 menores de 18 años en el hogar, según el Censo Social.



CENSO SOCIAL

En relación a la cuestión social en el año 2010, cien mil vecinos y vecinas de los barrios más vulnerables de Quilmes pudieron decir y mostrar los principales problemas que tienen en su vida cotidiana; nos contaron y mostraron la situación de sus viviendas; si tienen acceso al agua potable, a las cloacas y al gas de red; nos hablaron de los niños, niñas y adolescentes de sus barrios, sus edades, la concurrencia a la escuela, cuántos no están estudiando, ni trabajando, la edad en que las chicas adolescentes tiene su primer hijo; compartieron sus preocupaciones y dilemas en relación al trabajo y los ingresos de sus hogares.

Nos hablaron de los chicos y adultos con discapacidad y el acceso a la salud, también sobre los inconvenientes que tienen con la documentación; las mujeres mencionaron aspectos de su salud reproductiva, nos mostraron lo difícil que es vivir en un barrio vulnerable, describieron la desigualdad y la injusticia, con la simpleza, profundidad y la contundencia de la realidad cotidiana.

Estas voces y diálogos están plasmados en el Censo Social Quilmes 2010, experiencia singular en el conurbano, que tiene la potencia de romper el silencio y poner estas voces, cada una de ellas con sus sentires, en el escenario público, y por lo tanto marcar otro punto de partida, claro y transparente, que habilite otras luchas colectivas por la igualdad de derechos.