Inicio Teléfonos útiles Contacto Campus virtual
Facebook  Twitter Youtube Picasa

Cuadernillo de Trabajo N° 5

Salud y Discapacidad

Salud y Discapacidad

El Censo Social como Herramienta de Organización Comunitaria y Participación Social

Un poco más de dos tercios (65,8%) de la población en situación de vulnerabilidad social son potenciales usuarios del sistema público de salud ya que manifiestan no disponer de una cobertura de salud de obra social o servicio medico de Prepaga, según el Censo Social.

Por otro lado, en el Censo Social, hay 5.695 personas en situación de vulnerabilidad social que declaran presentar algún tipo de discapacidad. Esto representa al 5,6% del total de la población censada, observándose una leve diferencia entre los varones (6,1%) respecto a la población femenina (5,2%) al igual que la tendencia general. Estas incidencias se ubican en torno a la media regional.



CENSO SOCIAL

En relación a la cuestión social en el año 2010, cien mil vecinos y vecinas de los barrios más vulnerables de Quilmes pudieron decir y mostrar los principales problemas que tienen en su vida cotidiana; nos contaron y mostraron la situación de sus viviendas; si tienen acceso al agua potable, a las cloacas y al gas de red; nos hablaron de los niños, niñas y adolescentes de sus barrios, sus edades, la concurrencia a la escuela, cuántos no están estudiando, ni trabajando, la edad en que las chicas adolescentes tiene su primer hijo; compartieron sus preocupaciones y dilemas en relación al trabajo y los ingresos de sus hogares.

Nos hablaron de los chicos y adultos con discapacidad y el acceso a la salud, también sobre los inconvenientes que tienen con la documentación; las mujeres mencionaron aspectos de su salud reproductiva, nos mostraron lo difícil que es vivir en un barrio vulnerable, describieron la desigualdad y la injusticia, con la simpleza, profundidad y la contundencia de la realidad cotidiana.

Estas voces y diálogos están plasmados en el Censo Social Quilmes 2010, experiencia singular en el conurbano, que tiene la potencia de romper el silencio y poner estas voces, cada una de ellas con sus sentires, en el escenario público, y por lo tanto marcar otro punto de partida, claro y transparente, que habilite otras luchas colectivas por la igualdad de derechos.